Los catálogos de sellos son el libro de cabecera de cualquier coleccionista filatélico. Tanto si estás empezando, como si ya te estás introduciendo en el “mundillo” de los sellos, este mini tutorial te explicará todos los aspectos básicos sobre los catálogos filatélicos.

Los “utensilios” que acompañan a nuestra colección de sellos son variados. Algunos sirven para manipularlos, como las pinzas, otros para conservarlos, como las hojas o los álbumes. Pero también tenemos otros elementos que nos ayudan a estudiarlos y comprenderlos, como pueden ser las lámparas UV o los catálogos filatélicos.

A diferencia de los catálogos de productos o de viajes, con un catálogo de sellos puedes ver la historia y la evolución de un determinado país o temática tan solo recorriendo sus páginas. Las emisiones de los distintos países no solo van evolucionando en técnica, sino que reflejan los cambios políticos, sociales y económicos que se van produciendo.

Con él, aprendemos a familiarizarnos en la localización y clasificación de los sellos, documentándonos sobre las características de los mismos, como su fecha de emisión o tirada. También nos proporciona una información aproximada del precio estimado de los sellos de los que trata.

 

¿Qué es un catálogo de sellos?

 

Un catálogo filatélico es un libro especial cuyo tema principal son las emisiones filatélicas. Estos libros nos aportan información filatélica muy valiosa que en algunos casos sería imposible conocer de otra forma.

Aunque existen una gran cantidad de catálogos, normalmente todos ellos aportan información sobre la fecha de emisión, la tirada, la imagen del sello y su cotización aproximada (su precio de mercado).

Sin embargo, si contamos desde el inicio de la correspondencia, la cantidad de documentos, tipos y marcas filatélicas es asombrosamente grande. Por lo que existen diversos tipos de catálogos que abarcan diversos temas y épocas. En próximos artículos detallaremos todas las variedades que existen.

para que sirve un catalogo filatelico de sellos

¿Para qué sirve un catálogo filatélico?

 

Centrar mi colección

Elegir un catálogo es muy útil para comenzar a centrar la colección de sellos. Tanto si eliges uno de un país o tema concreto, te ayudará a empezar a definir la colección. Normalmente todos los catálogos siguen la misma estructura: cronológica, por países…etc. y te otorgará una visión sobre cómo empezar a organizar tu colección de sellos.

Si tienes muchos sellos de un país, tienes catálogos que recogen todos los sellos de un país concreto, desde el primero hasta el último del año anterior a la edición. Por ejemplo, el catálogo de sellos de España 2017, recoge desde el primer sello (año 1850) hasta mediados-finales de 2016.

 

Clasificar ese “batiburrillo”

En los catálogos de sellos suele venir la imagen de los sellos, así como su nombre y descripción. Muchas veces en el “pie” del sello pone tanto el país como el año, pero en la mayoría de las ocasiones esto no es así y hay que ayudarse de un catálogo para identificarlos y catalogarlos.

Si tienes muchos sellos de un determinado tema (barcos, Walt Disney, animales…) un catálogo temático puede ayudarte a identificar el país y el año al que pertenecen. Normalmente los sellos se clasifican por países y luego por años. Aunque en las colecciones temáticas suele tener un orden diverso, también es conveniente saber el origen de los mismos.

 

Identificar qué sellos me faltan

Al venir reflejada la imagen y descripción de los sellos podemos fácilmente identificar aquellos que tenemos y los que no, así como identificar aquellos que queremos adquirir.

Un truco que utilizamos muchos coleccionistas es realizar una pequeña marca al lado del numerito del sello que ya tenemos. Así el catálogo se convierte en una “mancolista” o lista de faltas, en las que sabemos de forma bastante visual las piezas que tenemos.

 

Comunicarte con otros coleccionistas y comerciantes

Existen miles de millones de sellos en el mundo. Si quisieras referirte a uno solo concreto… ¿cómo lo harías?.

Normalmente tendrías que indicar el país, el año, el valor impreso en el sello, la imagen que aparece…etc. lo que haría muy largo y tedioso el tener que comunicar, por ejemplo, 10 sellos.

Por ello, se suele utilizar las codificaciones que vienen en los catálogos de sellos para comunicarse con otras personas coleccionistas. Por ejemplo, en España el más aceptado es el catálogo unficado de la editorial Edifil, así que si alguna vez lees algo así como » Edifil 4411** » no pienses que es para fastidiar. Es para evitar decir «Hoja Bloque de España nueva con goma original y sin charnela de la Exposición Filatélica Nacional (EXFILNA) celebrada en Oviedo en el año 2008». ¿Resulta más cómodo verdad?

 

Saber cuánto valen mis sellos

El valor de los sellos se puede entender de muchas maneras y lo trataremos con profundidad en futuros tutoriales. Si entendemos el valor como una cuestión puramente económica, el catálogo nos puede ayudar porque indica el precio aproximado de mercado al que podemos comprarlo a día de hoy.

En los catálogos suele explicitarse el precio, normalmente llamado “cotización”, de cada sello emitido. No hay que confundirlo con el valor “nominal” o “facial” que es aquel que viene impreso en el sello. Por ejemplo, el sello de 2 reales de Isabel II (del año 1851) tendría un valor nominal ínfimo si convirtiéramos los reales a euros, frente a los 27.000€ de valor aproximado de mercado que marca el catálogo. Aunque influyen gran variedad de factores, el catálogo nos ayuda a tener una idea aproximada del valor económico de nuestra colección.

 

¿Cómo se utiliza el catálogo?

como se utiliza un catalogo de sellos

En artículos anteriores hablamos de cómo comenzar a organizar una colección de sellos y un catálogo es una muy buena forma de empezar a ponernos “en faena”.

Lo primero es adquirir un catálogo acorde con nuestra colección. Lo más sencillo son los países concretos, por lo que podemos empezar con un catálogo que sea del país que más sellos tenemos (como por ejemplo España, Francia, Cuba…etc.). Si queremos especializarnos en un tema concreto, un catálogo temático es tu opción (por ejemplo, de deportes, de animales o de pintura). Suelen ser algo más caros y difíciles de conseguir, pero nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza.

Una vez adquirido el catálogo, despeja la mesa y pon tan solo los sellos que deseas clasificar y el catálogo. Normalmente los catálogos vienen ordenados por cronología, países o temas, por lo que te aconsejamos que le eches una ojeada rápida para familiarizarte con él.

Si tienes dudas, en las primeras páginas suele venir un índice explicativo con los símbolos que utiliza, por ejemplo, en el catálogo Edifil ver en una columna estos símbolos ** significa que esa columna indica el precio que tienen esos sellos en nuevo, sin señal de fijasellos/charnela (una especie de plastiquito que se utilizaba antiguamente para pegar los sellos al álbum).

Para identificarlo busca en el sello algún dato que te oriente, como en la imagen o en las letras al pie. Si en un sello, por ejemplo, se ve la imagen de Franco, ya sabes que ese sello puede encontrarse en las páginas que van de 1939 a 1975.

Cada vez que identifiques el sello, puedes colocarlo en las hojas de álbum o si no tienes, en un clasificador de sellos. En este último caso pon un post-it al lado de la emisión (¡nunca encima!) con los datos que te interesen o te ayuden a identificarlo.

Si no lo encuentras ¡no desesperes! Apártalo en un lado y ponte con el siguiente, en el 95% de los casos lo encontrarás por casualidad mientras buscas otro 😉

 

En resumen

 

  • Los catálogos son una fuente muy importante de información filatélica y es el libro básico de cabecera de cualquier persona que coleccione o esté empezando a coleccionar sellos.
  • Existen gran cantidad de tipos de catálogos. Céntrate en conseguir aquel que más se ajuste a tu colección. Un buen comienzo son los catálogos de países concretos.
  • Un catálogo nos ayuda a organizar la colección y te enseña una manera de clasificarla.
  • También nos sirve para saber aquellos sellos que tenemos y que nos faltan. Además de conocer su valor económico aproximado de mercado, es decir, el precio al que se compra un determinado sello.
  • Para identificar un sello busca en la imagen algo que te oriente y corrobóralo buscando esa misma imagen en el catálogo. Además de entretenido, es más fácil de lo que parece 😉
Suscríbete a nuestro Boletín Filatélico

Suscríbete a nuestro Boletín Filatélico

Apúntate para recibir las noticias filatélicas de mayor actualidad, así como trucos y consejos para completar tu colección.

Si además, quieres registrarte como socio gratuito pulsa aquí.

¡Te has suscrito correctamente!