En este breve y sencillo artículo veremos la importancia de clasificar una colección, cómo empezar a coleccionar sellos, de qué forma podemos agruparlos y cómo ordenar nuestra colección de sellos.

Por qué organizar una colección de sellos

 

Existen múltiples formas de organizar nuestra colección de sellos. Este artículo está destinado a coleccionistas principiantes, es decir, para todos aquellos que, sin tener un conocimiento básico sobre el mundo de la filatelia, desean empezar una colección u ordenar los sellos que ya tienen.

Muchos de nosotros empezamos a coleccionar sellos porque heredamos una colección de nuestro padre o abuelo, empezamos a intercambiar de niños, comprábamos grandes bolsas de paquetería o nos divertíamos recortando los sellos de las cartas.

1-una-montaña-de-sellos-no-es-una-coleccionSin embargo, si no hemos tenido la oportunidad de contar con una persona que nos oriente, nuestra colección de sellos puede parecerse más a un batiburrillo de papeles que a una colección propiamente dicha. Tener una montaña de sellos en cajas de zapatos o bolsas de plástico, no es coleccionar, es acumular.

El término “coleccionar” alude a la capacidad de organizar, clasificar y ordenar una serie de objetos, que tienen una interrelación entre sí. Esta organización no solo nos sirve para tener una colección más vistosa y bonita, sino que nos ayuda a identificar las piezas que tenemos y aquellas que queremos conseguir. Además, al organizarla solemos mejorar su conservación a lo largo del tiempo.

La forma de coleccionar sellos la define cada persona según sus gustos e intereses, pero aquí os damos algunas claves.

 

Cómo separar los sellos “malos” de los “buenos”

 

El sello más antiguo del mundo nació en 1840, hace 176 años. Por eso es perfectamente normal que tengas sellos con aspecto más antiguo y otros más modernos. Tener un sello con aspecto antiguo, no significa que sea un sello malo, de hecho puede ser más valioso (económicamente hablando) que otros, siempre y cuando esté bien conservado.

2-sello-con-oxido-y-mal-estado

Cuando nos referimos a separar los “malos” de los “buenos” significa que apartes de la colocación todo sello que esté visiblemente roto, doblado, con grandes puntitos amarillos/marrones o pequeños agujeritos negros en el reverso (óxido u hongos). Si lo has tenido conservado en cajas, bolsas o sitios con humedad es normal que más de uno se te haya estropeado.

Mantener esos sellos junto con los que sí están bien sería como conservar en una habitación una mesilla rota llena de termitas. No solo desmerece el resto de los muebles, sino que también los puede perjudicar (se pueden “contagiar” de aquello que ha afectado al sello).

 

Empezar a organizar los sellos por países

 

Los sellos son un pequeño pedacito de historia de cada país. En ellos podemos observar acontecimientos relevantes tanto a nivel histórico, social, económico y cultural del país que han sido emitidos.

Coleccionar nuestros sellos por países es un muy buen primer paso para organizar nuestra colección. Simplemente mira fijamente el sello que quieras organizar. En la mayoría verás escrito el nombre del país y en otros el tema te ayudará a identificarlo (por ejemplo la imagen de un lugar o personaje relevante). Si no eres capaz de identificar alguno no desesperes, apártalo y ya lo investigaremos más adelante.

3-como-saber-el-pais-de-un-sello

 

Colocar los sellos por años

 

Antiguamente, hasta principios del siglo XX, había muchos coleccionistas que hacían colecciones mundiales. Esto es, adquirían absolutamente todos los sellos que se emitían cada año en el mundo y los ordenaban cronológicamente. Esta forma de coleccionar ya no existe como tal, ya que el gran número de sellos que se emiten cada año sumarían miles y miles de euros.

Sin embargo, organizar los sellos por años es una forma estupenda de dividir y clasificar los sellos de un determinado país. Lo normal será clasificarlos desde los más antiguos a los más modernos. En muchas ocasiones este viene reflejado en el “pie” del sello. Pero esto no siempre es así, para ayudarte puedes utilizar un catálogo de sellos del país correspondiente, que además te indicará el valor filatélico aproximado. Si tienes muchos países que clasificar, empieza por aquel del que más sellos tengas. Si no sabes muy bien cómo se usan los catálogos, te recomendamos leer el post «Catálogos de sellos: Cómo se utilizan»

 

Diferenciar entre sellos nuevos y usados

 

Independientemente del país y el año, también encontrarás sellos “limpios” en los que ves perfectamente el dibujo del sello y otros en los que notarás trazos de tinta. A los primero se les llama “sellos nuevos” porque nunca han sido usados para enviar una carta y a los otros se les denomina “sellos matasellados” o “usados”. Estos últimos en ocasiones están adheridos al trocito de papel de la carta a la que pertenecían.

 

4-sello-nuevo-usado

 

La marca de tinta que ves encima de los usados demuestra que sirvieron para transportar un paquete o carta de un lugar a otro. Al pasar por la oficina de correos los marcaron, inutilizándolos para evitar de nuevo su utilización. No debemos olvidar que un sello es un justificante de un pago postal, es decir, un pago adelantado por el uso del servicio de correos.

Tanto los sellos usados como los nuevos son “buenos” pero normalmente separaremos los sellos nuevos de aquellos que han sido usados.

 

En resumen

 

  • Una montaña de papelitos no es una colección de sellos.
  • Tener una colección estructurada además de bonito, es bueno para saber lo que tienes y conservarlo mejor.
  • Hay que separar los sellos rotos o en mal estado del resto de emisiones.
  • La forma más sencilla de clasificar los sellos es por países y después por años.
  • Tanto los sellos nuevos como usados tienen valor filatélico, pero normalmente se conservan separados.

En futuros artículos te comentaremos otras formas de organizar una colección de sellos si quieres empezar algo nuevo, las temáticas. También veremos los diversos materiales y soportes que existen para organizar la colección de sellos, aunque si estás en este punto, con un clasificador y unas pinzas debería ser suficiente.

Si te ha servido este artículo no dudes en comentarlo.

¡Gracias!

Suscríbete a nuestro Boletín Filatélico

Suscríbete a nuestro Boletín Filatélico

Apúntate para recibir las noticias filatélicas de mayor actualidad, así como trucos y consejos para completar tu colección.

Si además, quieres registrarte como socio gratuito pulsa aquí.

¡Te has suscrito correctamente!